ESE MISTERIO LLAMADO MAMÁ

Hace 2 años, para ser exactos el 9 de Mayo de 2015, estaba ingresando a quirófano por  tercera ocasión. Una vez más los miomas en mi matriz se hacían presentes y muy en específico un tumor de casi 9cm que estaba invadiendo mi ovario derecho, el único que me quedaba. Es una fecha que recuerdo muy bien, porque justamente 6 semanas después era mi boda.

En enero me habían detectado el tumor y había esperanza que desapareciera después del tratamiento médico; desafortunadamente no era posible y ahora estábamos contra reloj. Teníamos el tiempo justo para ser intervenida y poder recuperarme para la boda. Recuerdo que fueron días estresantes, todo estaba pasando muy rápido y la boda ya estaba muy cerca.

Gracias a Dios fue una cirugía exitosa, todo se veía muy bien por dentro; sin embargo, sólo habían logrado rescatar un 40% del ovario restante. Esto sólo significaba una cosa, la idea de planificar una familia y tener bebés sería complicado, tendríamos que armarnos de paciencia y esperar “por lo mejor, por un milagro”.

La ginecóloga me dijo que un embarazo sería difícil de vislumbrar, pero nos animó a intentarlo el primer año de casados; y que si no veíamos un resultado favorable que entonces buscaríamos “una solución alterna”.

Y con esas palabras me quedé. Ya lo había escuchado desde la primera cirugía que tuve, cuando sólo tenía 18 años de edad; tener bebés sería difícil o casi imposible, ni para que emocionarme. Pero los planes de Dios SIEMPRE son distintos a como nosotros los vislumbramos y aún mejores “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3:20 RV60.

Y es así como al mes de estar casada supimos que estaba embarazada.

Yo estaba 100% segura que mi periodo llegaría a tiempo como de costumbre, todos mis síntomas indicaban eso. Pero mi esposo Gerardo pensaba lo contrario, él estaba 100% seguro que estaba embarazada.

Para salir de dudas y no entrar en conflictos, compramos una prueba de embarazo. Yo no quería emocionarme, los médicos siempre me habían dicho (más de 15 años) que sería imposible y más aún si sólo contaba con 40% de un ovario, pero también quería salir de la duda que se hacía más grande conforme pasaban los días.

La prueba de embarazo había que realizarla con la primera orina de la mañana, así que antes de las 6am yo ya estaba lista en el baño esperando mi resultado. Las instrucciones decían algo así como “el resultado puede tardar hasta un minuto en mostrarse y le indicará el tiempo aproximado de embarazo”. Para mi sorpresa el resultado salió inmediato. ¡¡ESTABA EMBARAZADA!! Y no sólo eso, el resultado decía +2, lo cual significaba que tenía más de 2 semanas de embarazo.

Mi esposo dice que lo agarré en el peor momento para darle la noticia, él todavía estaba dormido y no podía asimilarlo o creerlo. No me quiero justificar, pero es que yo tenía que irme a trabajar antes que él y no pensé ni siquiera en sorprenderlo con un detallito o algo al estilo “Pinterest”. Es que, ¿quién puede callar ante un descubrimiento de tal naturaleza? YO NO PODÍA

Me fui a trabajar y de paso a mi trabajo me hice una prueba de sangre. Al salir del trabajo pasé por los resultados, ese sería el momento de la verdad. Abrí el sobre y el resultado fue positivo nuevamente, ¡NO LO PODÍA CREER! Iba a ser MAMÁ

El misterio de ser mamá y experimentar tener un hijo, por fin estaba llegando a ser una realidad más que tangible en mi vida. Y en ese proceso de esperar la llegada de nuestro hijo fue que sentimos ponerle Jeremiah, este pasaje de la Biblia se hacía realidad en nosotros “Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones” Jeremías 1:5 NVI

Para un tiempo como este es que mi esposo y yo seríamos padres. Para un tiempo como este es que Jeremiah llegaría a este mundo.

Para un tiempo como este es que tú eres la mejor mamá para tus hijos. Para un tiempo como este es que Dios sigue haciendo milagros e impactando nuestras vidas.

6.Comments

  1. Gaby Mares
    julio 6, 2017

    Me encanta leer esta historia una y otra vez y no deja de maravillarme

    Reply
    • julio 6, 2017

      Gracias Gaby! Lo veo en mis brazos y me sigo sorprendiendo el milagro que es 🙂 xoxo

  2. Amelia Delgado
    mayo 10, 2017

    Ahora tienes el gozo de ser mamá por la gracia y el poder de Dios, y yo el gozo de ser abuela por tercera vez. Jeremiah es una gran bendición. Felicidades!
    Gracias Señor por ti infinito amor para con nosotros!! Nada es imposible para ti!!
    Tu mamá.

    Reply
    • mayo 10, 2017

      Gracias ma! Tú eres nuestra bendición y ejemplo a seguir

  3. Laura Rosas
    mayo 10, 2017

    Hermoso testimonio de que para Dios no hay imposibles. Feliz dia Gaby. Me encanta leerte, eres de bendición para mi vida.

    Reply
    • mayo 10, 2017

      Muchas gracias Laurita! Esto me anima a seguir escribiendo. Felicidades a ti también.

Leave a Comment